Nuestro proceso con la alimentación complementaria

LocaMaternidad10 de Septiembre de 2018 0 comentarios

Temas:Consejos prácticos

Desde chica tengo un trauma con la comida. Me obligaban a comerme todo lo que estaba en el plato (platos gigantes con porciones para adultos). Muchas veces terminé llorando en la mesa, con el estómago a punto de explotar, intentando terminar la comida porque "hay niños que se mueren de hambre en el mundo, no seas mal agradecida". Y así la comida se volvió una "obligación". Con hambre o no el plato siempre debía quedar vacío.
Eso me llevó a tener una relación de amor y odio con la comida. Ahogar mis penas con chatarra y a tener pésimos hábitos alimenticios.

Cuando nació Max salieron a flote todos mis temores, incluyendo la comida. Me dije a mi misma que haría todo lo posible para que Max amara la comida y amara su cuerpo lo suficiente como para cuidarlo.

Max come poco, lo justo y necesario. Es lo que su cuerpo pide, lo que su estómago permite y lo que su paladar disfruta. Y mis años de sufrimiento con la comida me dicen que jamás lo obligue a comer, porque merece respeto, merece que lo escuche y que sepa que su voz es valida como la mía.

Quizás alguien lo encuentre "extremo", que hay cosas que debe comer, que tendré que obligarlo para que las coma. 
Y si, comerá lo que necesita y lo que es bueno para él porque quiere, sin lagrimas y sin obligaciones, porque cuando hay amor y respeto las cosas salen mejor ❤

Calificación: 

Promedio: 5 (1 voto)
Para votar debes registrarte

LocaMaternidad

Biografía:

Alejandra, mamá de Max y creadora del instagram @locamaternidad Vivamos la aventura de la maternidad juntas! Creemos tribu ❤

Artículos relacionados del blog de expertos

Añadir nuevo comentario

Campos Badbot
Si ve estos campos, algo está mal.