Abrázalo, acarícialo y tenlo en tus brazos. Mientras más lo hagas tu hijo crecerá más seguro e independiente.