Acuéstalo boca arriba y dale tus manos para que él o la bebe trate de sentarse. Observa que la cabeza no le quede descolgada atrás sino que la mantenga firme.