Dale instrumentos musicales a tu hijo y toca también tu uno junto a él. Esto estimula su aprendizaje del ritmo y desarrollo del lenguaje.