Háblale en el mismo lenguaje que él trata de aprender, pues su esfuerzo es por hablar como nosotros y no que nosotros hablemos como él o ella.