Identifica las horas del día en que eres más productiva y utilízalas para realizar las actividades importantes. Reserva las rutinas automáticas para horas en que no estás de ánimo tan alto.