Incentiva su autonomía en aspectos como la alimentación, dejando a la vista frutas, bien sea en el comedor o en la nevera, y que él pueda antojarse y solicitarlas.