Incluye lácteos en el desayuno y meriendas. Usa quesos sin excesos de crema