Los hermanitos mayores, si los hay, también deben estimular al bebé, pero, por supuesto, con la vigilancia de los padres.