Protege las zonas donde esté el bebé que se puedan ver afectadas por regueros de comida o líquidos. Por ejemplo, usa periódicos debajo de la silla de comer del bebé.