Recuerda, cuando tu hijo o hija hace una travesura, lo que hay que rechazar es esa conducta y no al niño.

Recuerda, cuando tu hijo o hija hace una travesura, lo que hay que rechazar es esa conducta y no al niño.