Recuerda que su estómago es pequeño, por lo que no le sirvas mucho, es preferible que te pida comida a que, en tu afán porque coma, le trasformes la alimentación en una situación de premio o de castigo.