Vigila a tu bebé sobre lo que se pueda presentar: problemas respiratorios, diarrea, vómito, fiebre, infección en los ojos, temblores, úlceras en la boca, lesiones en la piel, entre otros.