Nalgadas

Mi manual del bebe02 de Marzo de 2017 2 comentarios

Temas:Bebé de 0 a 1,Crianza

Español
Hay alternativas diferentes para reprender y de seguro no son necesarias.

Hay alternativas diferentes para reprender y de seguro no son necesarias.

Los argumentos para dar o no dar una nalgada, son tan variados y contradictorios que las páginas y los días no alcanzarían para llegar a un acuerdo. Sin embargo, las dos posturas coinciden en que dar un castigo o no durante la niñez se relaciona con las actitudes del adulto para enfrentar el mundo.

Para las disciplinas que estudian el comportamiento humano es imperativo y necesario enseñar al menor a comprender que sus actos tienen una consecuencia, por lo tanto, debe haber reprimendas pero no castigo físico.

Lo más importante en el sistema de enseñanza que elijas es tener la claridad de que tu niño está en un proceso de aprendizaje. Por ende, muchos de sus actos no son conscientes. En este punto son fundamentales la paciencia, la tolerancia y la flexibilidad del adulto para guiar.

¿Cómo esperas que un niño tome decisiones adecuadas y responsables si nunca le has mostrado las posibles consecuencias de sus acciones? Es indispensable que antes de imponer un castigo o reprimenda haya existido una previa advertencia. Por ejemplo, si tu niño hace pataleta o tira las cosas por primera vez, explícale las consecuencias que tendrá la próxima vez que lo haga y cumple.

Con las nalgadas, tu niño siente dolor, vergüenza y temor a perder el cariño del papá o la mamá. Cuando se repiten mucho, aprende a bloquear estos sentimientos y a ser tolerante con el maltrato.

Mientras más duro sea el castigo físico, más probabilidades hay de que el niño crezca con problemas asociados a baja autoestima, delincuencia, enfermedades mentales y comportamiento violento.

Existen alternativas más constructivas y adecuadas que dar una nalgada, como poner en un rincón a tu niño por unos minutos, quitarle un privilegio, suspender la actividad que realiza o cumplir con lo acordado previamente.

La reprimenda debe ser una herramienta coherente, inmediata y relacionada con la ofensa, para garantizar que tu niño entiende lo incorrecto de su acción. Nunca debes lastimarlo.

Calificación: 

Promedio: 4.1 (29 votos)
Para votar debes registrarte

Mi manual del bebe

Más artículos sobre Bebé de 0 a 1

nombres letra e
¿Estás buscando un nombre para tu futuro hijo? Encuentra en este listado nombres para niño y nombres para niña que inician por la letra E....
nombres letra d
¿Estás buscando un nombre para tu futuro hijo? Encuentra en este listado nombres para niño y nombres para niña que inician por la letra D....
nombres letra c
¿Estás buscando un nombre para tu futuro hijo? Encuentra en este listado nombres para niño y nombres para niña que inician por la letra C....
Viajes con el bebé
¿Qué llevar para el viaje?¿cómo manejar los cambios de horario? son algunas preguntas de toda mamá para los primeros viajes de su bebé. Estas son...

Artículos relacionados del blog de expertos

arrullar al bebé
¿A quién no le encanta abrazar a su pequeño? Ayuda al bebé a sentirse seguro y cómodo y a menudo es muy adorable para poder soltarlo. Pero de vez en...
arrullar al bebé
¿A quién no le encanta abrazar a su pequeño? Ayuda al bebé a sentirse seguro y cómodo y a menudo es muy adorable para poder soltarlo. Pero de vez en...
Alimentación Del nacimiento a los 6 meses
Alimentar a tu bebé es la parte más importante y confusa de la nueva maternidad y paternidad. Hay tantos consejos que recibir, de tus familiares,...
Contacto visual
Uno de los momentos más inolvidables de la paternidad y maternidad es cuando sostienes a tu bebé por primera vez. Están viendo el mundo -- y...

Añadir nuevo comentario

Campos Badbot
Si ve estos campos, algo está mal.

Gracias a Dios, mi esposo y yo siempre hemos pensado que el maltrato físico lejos de ser un corrector termina siendo muy negativo para los niños. Basta con quitarle un privilegio para que ellos entiendan que si hacen algo que no se debe ese sera su castigo. Hay que enseñarles desde pequeños que la violencia no corrige sino que daña a los demás, y en este caso emocionalmente daña a nuestros hijos. Ellos solo merecen que se les ame y respete por encima de todo.