Llénate de paciencia

Introducir sólidos en tu bebé no es una tarea fácil. No lo obligues a comer y llénate de paciencia. A veces son necesarios más de 15 intentos para que logre comer.